Presentación de la propuesta para una nueva Constitución Política del Estado

Posted on 15/03/2007

0


Ahora que la genial inutilidad llamada comisión Visión de País anda recorriendo el territorio boliviano recogiendo -ajem- “todas” las propuestas de -ajem- “todos” los sectores, y visto que como no pertenezco a ninguna “Organización social” no soy ciudadano pleno y no tengo derecho a ir allá a dar mi opinión, pongo a consideración de mi pequeño público la introducción de algo que estaba intentando escribir: mi propia Constitución. Como notarán, la redacción se hace en tiempo presente como en un “Marco Lógico” que tanto le gusta a la cooperación internacional, porque creo que es más digerible que poner “debiera”, “tendría que”, etc. Si a alguien le interesa el texto mismo que tengo avanzado (no está terminado ni mucho menos), puede solicitármelo a mi correo, estebanmorales_b@hotmail.com
SOBERANIA La construcción del nuevo Estado boliviano parte de la libre y soberana asociación federativa de los bolivianos, originarios o descendientes de las sucesivas olas de inmigración desde el incario hasta las que se produzcan en el futuro. La soberanía popular es absoluta, justificándose la constitución de la organización política “Estado” solamente por la voluntad del soberano. Es el soberano el que instituye los poderes públicos, los dota de potestades y les otorga su confianza. Es también el soberano quien le pone límites a ese poder, adoptando los derechos humanos como principal freno a su abuso, pero también delimitando las atribuciones del Estado en lo económico y en lo social-colectivo.
DERECHOS FUNDAMENTALES Se rescatan los derechos constitucionales actuales, con mayor detalle en su delimitación y concepción. También se incluyen algunos derechos fundamentales adicionales, como el derecho a la sexualidad responsable, a la imagen e identidad, a la información, etc. Todo ello con el objetivo de que la enumeración de los derechos trascienda de la mera declaración y se establezcan los mecanismos de su aplicación efectiva, para la construcción de un auténtico Estado de Justicia.
DERECHOS ECONÓMICOS Y COLECTIVOS Han sido adicionados dos grupos de derechos que, si bien no son fundamentales en sí mismos, sí hacen al diseño de Estado que busca el soberano. Los antiguos regímenes especiales pueden ser encontrados aquí, de manera más clara, pues en lugar de buscar la regulación de algo tan dinámico como la economía y la vida colectiva, se restringe a delimitar el poder estatal en estas materias, establecer el marco en el cual los diversos gobiernos con sus respectivas propuestas ideológicas pueden encontrar un mínimo de institucionalidad que a la vez les sirva de base y de límite a su abuso.
GARANTÍAS Especial atención ha merecido el establecimiento de la relación entre la persona individual y los derechos fundamentales, económicos y colectivos. Los derechos no tienen utilidad alguna si no pueden ser ejercidos de manera libre y segura por su titular. Por ello, se establece un sistema de garantías que, más allá de los instrumentos judiciales que otorgaba la actual Constitución, establece por sobre todo que la única y más absoluta obligación constitucional de toda persona es la defensa de sus derechos y el respeto de los derechos de los demás. De esta obligación esencial derivan todas las responsabilidades del ciudadano para con el Estado, sin excepción. No es, además, simplemente una obligación moral, sino que su incumplimiento es sancionable.
CIUDADANÍA Y SU EJERCICIO La presente propuesta niega la existencia de una sola nacionalidad boliviana. Partiendo de la hipótesis de un Estado plurinacional, sus miembros no son pues nacionales, sino ciudadanos. Esta ciudadanía alcanza a todos los nacidos en el territorio de la República y sus descendientes, a diferencia de lo que ocurre con la Constitución actual donde la ciudadanía se adquiere a los 18 años. Sin embargo, el ejercicio de los derechos políticos derivados de la ciudadanía solamente es posible a dicha edad, aunque estos derechos están presentes de forma latente en quienes no la han cumplido aún.
LA FORMA DEL ESTADO: FEDERACIÓN DE MANCOMUNIDADES MUNICIPALES La base del Estado es la libre federación de sus ciudadanos. Esta se expresa a través de la asociación de la forma de organización político-territorial más básica: el Municipio. La Federación tiene, por encima de las atribuciones específicas de sus órganos, algunas limitaciones a su poder que determinan su propia naturaleza, sus atribuciones generales y su función esencial.
PODER LEGISLATIVO FEDERAL El sistema es bicameral con una cámara de representación poblacional y una cámara de representación territorial. A diferencia de la Constitución actual, el bicameralismo se encuentra justificado precisamente por la estructura federativa del Estado. Las funciones y atribuciones de ambas no pueden ser mezcladas o confundidas. El Poder Legislativo juega un rol esencial como representante del soberano, configurándose así un sistema semi-parlamentario de gobierno. Su poder no es ilimitado, sin embargo, pues su competencia se limita a las potestades delegadas de las mancomunidades a la Federación
PODER EJECUTIVO FEDERAL El Estado está presidido por el Presidente de la República, símbolo de la unidad y la institucionalidad de la Federación. Es electo de manera directa y sin intermediarios por el Soberano. El gobierno está presidido por el Primer Ministro, electo por el Poder Legislativo para la administración de los asuntos del Estado. El Primer Ministro es removible y dura en sus funciones mientras goce de la confianza del Congreso o del soberano.
PODER JUDICIAL Se recompone plenamente el Poder Judicial, con el objeto de otorgarle la mayor institucionalidad y estabilidad posible, eliminar la injerencia política y dignificar la judicatura.
DEFENSA DEL ESTADO Y LA SOCIEDAD Se proponen cuatro instituciones estatales federales independientes de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial: El Ministerio Público, el Defensor del Pueblo, el Procurador General y el Contralor General. En todos estos casos la independencia e institucionalidad son garantizados. Sin embargo, estas instituciones no llegan a conformar por sí mismas un “cuarto poder” plenamente tal, pues necesitan hacer uso de los tres poderes clásicos, especialmente el Judicial, para la consecución de sus objetivos.
FUERZA PÚBLICA Se establecen en este Título el sometimiento de las fuerzas armadas al poder civil, la misión tanto de las fuerzas armadas como de la policía federal, esta última limitada a las funciones de control fronterizo y aduanero, policía judicial y seguridad del Estado. Se prohíbe expresamente los actos políticos de estas fuerzas y de sus miembros.
REGIMEN ELECTORAL Se establecen aquí los mecanismos de expresión de la soberanía popular anunciados en la primera parte. Se incluyen las elecciones de los representantes, el referéndum y cuándo éste es obligatorio, el plebiscito como forma de ratificación o censura del gobierno y la revocatoria del mandato. La iniciativa legislativa ciudadana por razones de orden se ubica en le título referido al Poder Legislativo.
ORGANIZACIONES POLÍTICAS Se reconocen tres tipos de organizaciones políticas: Partidos Políticos, Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Originarios. Estas tres formas políticas están definidas de manera más clara que en la actualidad. Sin embargo, se establece que ninguna de ellas es obligatoria para la postulación de candidaturas, reconociéndose la candidatura independiente a cualquier cargo electivo. Se establecen también las reglas del financiamiento de la actividad política, en procura de la mayor igualdad de oportunidades entre fuerzas y sobre todo la mayor transparencia en el manejo de sus recursos.
ORGANOS ELECTORALES Se han realizado muy pocos cambios en la organización de los órganos electorales, pues estos han resultado una de las pocas buenas experiencias en Bolivia.
PRIMACÍA Y REFORMA Se retoman los principios universalmente reconocidos de primacía constitucional. Su reforma puede ser parcial solamente en las formas de organización estatal, no así en las partes referidas a soberanía popular, derechos constitucionales y ciudadanía. Su reforma también puede ser total, mediante el mecanismo de Asamblea Constituyente derivada.
Esteban
Anuncios