La historia de Subaru (parte 3)

Posted on 07/05/2007

0


  1. El legado: Leone/GL 1800/Loyale/Legacy

La verdadera historia de Subaru comienza, no obstante, en mayo de 1966.

El Subaru 1000 fue el primer Subaru con un motor de configuración boxer. Directamente extraída de la aeronáutica, donde FHI tenía más experiencia, la tecnología de los pistones horizontalmente impuestos ya había sido utilizada anteriormente por vehículos como los Porsche, pero nunca en un segmento del mercado orientado más bien al trabajador.

Como con los anteriores modelos, la denominación del Subaru 1000 derivaba de la cilindrada del motor, de 977cc y 56 caballos de fuerza, que impulsaba al tren delantero, siendo este uno de los primeros vehículos de tracción delantera producidos en el Japón, y el primero en ser producido en masa.

En 1967, Subaru introdujo una versión de dos puertas del modelo 1000, configuración de aspecto más deportivo que impulsó significativamente las ventas.

A inicios de los años 70, la versión siguiente, denominada Subaru 1100, fue exportada al mercado norteamericano y europeo bajo el nombre de Subaru FF-1 Star.

El sucesor del Subaru 1000 fue ofrecido en versiones hatchback, rural y coupé, llevaba un motor de 1.088cc y, a partir de 1971, se ofrecía como opción un motor de 1.267cc, saltando de 81 a 97 caballos de fuerza.

Directamente inspirado en el éxito del Subaru 1000 y el FF-1, los ingenieros de Subaru volvieron a la mesa de dibujo en 1971, lanzando pocos meses después al mercado el Leone. Es interesante notar que este nombre no fue utilizado en el mercado latinoamericano, estadounidense y europeo, puesto que era el único modelo de exportación que tenía la marca en ese entonces, llevando como única referencia además de la marca la denominación según el nivel de equipamiento (GL ó DL) y, a partir de 1980, la cilindrada del motor.

Inicialmente lanzado al mercado con tracción delantera, en 1972 Subaru revolucionó la industria y se reinventó a sí misma al ofrecer la versión Station-wagon (rural o vagoneta) con tracción a las cuatro ruedas, configuración que hasta entonces estaba reservada a los grandes vehículos todo terreno.

Este ha sido sin lugar a dudas el mayor éxito de Subaru, manteniendo la denominación Leone en Japón y GL ó DL en Latinoamérica desde 1973 hasta 1994, año en el que se decidió rebautizarlo primero como Loyale y luego como Legacy, aunque en espíritu sigue siendo el mismo luego de 34 años.

La primera generación del DL/GL fue equipada con motores de 1,4 o 1,6 litros de cuatro cilindros horizontalmente opuestos y una transmisión manual de cuatro velocidades o automática de tres velocidades, y, a partir de 1995, se ofrecían con frenos delanteros de disco como equipamiento estándar, algo muy avanzado para la época.

La segunda generación del DL/GL portaba motores más grandes. Uno podía seleccionar entre 1595cc y 1781cc, de donde derivaba el nombre de los modelos 1600 y 1800 respectivamente. Estos modelos se ofrecían a partir del año 1980 en versiones Hatchback y Station-wagon. A partir de 1983 los primeros motores equipados con turbo fueron introducidos.

En 1990 el Leone fue rediseñado por completo, siendo rebautizado como Loyale. Si bien se mantuvieron el motor boxer, la tracción en las cuatro ruedas e incluso el estilo del diseño exterior, mucho del equipo que antes se ofrecía como opción se convirtió en equipamiento estándar, incluyendo la sobrealimentación, inyección electrónica, tracción en las cuatro ruedas permanente con caja reductora (en las anteriores versiones la tracción doble podía activarse o desactivarse manualmente), etc.

Pero como suele suceder en toda evolución, el Loyale no fue el único heredero del GL. En efecto, derivado del mismo modelo, pero concebido como un vehículo de mayor nivel de lujo y equipamiento, fue introducido en 1989 el Legacy (legado), comercializado como Liberty en Australia por respeto a la Fundación Legado de ese país, que se dedica a la atención de víctimas de la guerra.

Aún en producción en su tercera generación hoy en día, el Legacy a pesar de su historia y su legado, no es más el abanderado de Subaru. Aunque reminescente del GL, equipado con la más alta tecnología Subaru, altamente versátil, seguro y confiable, ha perdido protagonismo frente a sus hermanos menores, en especial el Impreza.

Es muy necesario señalar, sin embargo, que estos “hermanos menores” son, también, dignos herederos de la tradición del Leone. El más cercano de ellos, el Outback, de hecho deriva de un nivel de equipamiento del propio Legacy, llamado Legacy Outback, diseñado para un trato más rudo fuera de la carretera y a la vez un mayor confort en su interior: el vehículo soñado para los granjeros australianos.

Sin embargo las variaciones en el diseño del Outback hoy lo separan demasiado del Legacy como para no ser considerado un modelo distinto, razón por la cual Subaru dejó el denominativo “Legacy” para este vehículo a partir de 2003.

Hoy tanto los Legacy como los Outback se ofrecen con motorización 2.0 turbo o 2.5 litros de aspiración natural, que generan 160 o 240 HP respectivamente, y el Outback tiene una opción de motor 3.0 litros de seis cilindros horizontalmente opuestos que genera 280 caballos de fuerza.

Anuncios