La historia de Subaru (partes 7 y 8)

Posted on 29/05/2007

0


Como no me gusta dejar las cosas sin terminar, adiciono al blog la penúltima y antepenúltima parte de esta serie.

  1. Incursión en otros campos

La historia de Subaru no es, sin embargo, solo una historia de éxitos. Como todo emprendimiento humano, también tuvo sus bemoles. Entre el inventario de los autos producidos por la marca de las seis estrellas, figuran vehículos que, no necesariamente por malos, sino más bien fueron el coche equivocado en el tiempo erróneo, tuvieron una duración cortísima.

Un ejemplo de estos fracasos fue un predecesor del Impreza denominado XT, de 1985. A pesar de que la introducción del sistema boxer/AWD en un cupé deportivo no era una idea nueva, Subaru ya lo había intentado con el Leone Coupé en 1971, el mercado no lo recibió con el entusiasmo esperado. No obstante, Subaru lo volvió a intentar en 1991 con el SVT, con idénticos resultados.

Otro caso de un intento repetido con malos resultados fue el de basar una Pick-up en uno de los modelos derivados del Subaru 1000. Lo intentaron en 1977 con el Brat, basado en el GL, y de nuevo en el 2002 con el Baja, basado en el Outback. El primero logró un nivel aceptable de ventas, pero nunca extraordinario. El segundo tuvo que ser descontinuado rápidamente.

En 2005, Subaru introdujo un VDU de tamaño completo, denominado B9 Tribeca. Si bien este modelo continúa en producción, ningún distribuidor de la marca le dirá que se vende como pan caliente.

Ninguno de estos autos tenía grandes defectos, errores de diseño o peligro potencial para sus consumidores. Al contrario, aprovecharon muy bien la tecnología Subaru y, aunque no fueron los abanderados de las ventas, algunos de ellos llegaron a venderse por más de ocho años. ¿Porqué, entonces, tuvieron que descontinuarse?

Es probable que la causa se halle en el perfil de típico conductor de un Subaru. Esta marca tiene especial acogida entre los jóvenes profesionales, que necesitan un vehículo económico que los lleve al trabajo, espacioso para albergar a tres o cuatro niños y un perro, ágil para salir al campo el fin de semana, confiable para un viaje largo… Subaru además suele basar su estrategia de venta en la fidelidad de sus clientes (la mayoría de los compradores de Subaru han poseído o alguien de su familia ha poseído anteriormente un Subaru). Por tanto los compradores tienen bien definido qué es lo que buscan. Y lo que buscan suele estar en el espíritu del Subaru 1000. Estos vehículos, aunque incorporaban la tecnología característica de la marca, no parecen haber recogido con fidelidad el espíritu que busca el comprador. El XT era demasiado chico. El B9 demasiado grande. El Baja no ofrecía mayores ventajas sobre el Outback.

8. Subaru Técnica Internacional y el campeonato mundial de Rally

En 1988, Fuji Heavy Industries establece una división cuyo objetivo es crear una serie de autos de alto desempeño sobre la base de la alineación de modelos existentes de la marca. Nace Subaru Tecnica International.

Esta compañía en 1989 se alía con la empresa inglesa Prodrive, especializada en gestión de escuderías deportivas, para emprender juntos la aventura de participar en el campeonato mundial de Rally (WRC) de la Federación Internacional de Automovilismo.

Inicialmente, la escudería Subaru ingresa al campeonato con un Subaru Legacy fuertemente modificado, con resultados tibios.

Sin embargo, a partir de la introducción del Impreza WRC en 1993, la suerte de la escudería Subaru cambia por completo. Su piloto estrella, Colin McRae, se hace con el campeonato de pilotos en 1995, y Subaru gana el campeonato de constructores ese año.

La hazaña se repetiría en los años siguientes, ganando el campeonato de pilotos en 2001 (Richard Burns) y 2003 (Peter Solberg), y la copa de constructores en 1996, 1997 y 1998.

Hoy, tanto Peter Solberg como Chris Atkinson, sus dos pilotos titulares, como los Impreza WRC que conducen se hallan entre las figuras más reconocidas del deporte, siendo las fotografías del Impreza WRC en acción casi un símbolo del campeonato mundial de Rally.

Pero STi no solamente se ocupa del Campeonato Mundial de Rally. De hecho, ha producido series limitadas de vehículos de alto desempeño basadas en toda la alineación actual de modelos de exportación de Subaru. Asimismo, el Impreza en diversas versiones modificadas participa en diferentes campeonatos de automovilismo, sea en Rally o en Gran Turismo.

Para el futuro cercano, STi y su socia Prodrive se preparan para incursionar en el mundo de la Fórmula 1, aprovechando la experiencia adquirida por Subaru en 1980 en el equipo Motori Moderni.

Anuncios