Dime con quién andas y te diré conspirador

Posted on 05/12/2007

0


Si hay algo en lo que ya no pueda nadie ganarle al gobierno es en ponerle etiquetas a la gente. No es ninguna novedad, pero las declaraciones no de uno ni de dos sino de tres funcionarios de altísimo rango del gobierno no hacen sino reforzar la imagen de falta de parsimonia y de injusticia que tengo del masismo.

Sin ser ningún simpatizante de nuestros amigos Costas, Cossío o mucho menos Reyes Villa, las imbecilidades que se mandan los hermanos Quintana, Leneras y Rada tienden a ponerme del lado de estos personajes.

Decir que la prueba de la supuesta conspiración contra el gobierno es que se reunieron con don Jaime Aparicio es el colmo de la absoluta insensatez. El señor, al que no conozco, efectivamente fue embajador de Bolivia en la OEA en los tiempos de Goni. ¿Y? ¿Es eso delito? Contra don Jaime Aparicio no pesa, hasta donde yo sé, cargo criminal alguno. Ni siquiera estaba en Bolivia cuando los tristes hechos de octubre 2003, dado que estaba cumpliendo su misión. Pero esperen, hay mucho más. Resulta que don Jaime es actualmente funcionario de la OEA, entiendo que en el departamento de asuntos jurídicos. Como tal, es un funcionario del gobierno Boliviano. Nada más por eso, habría también que acusarlo de masista. Como tal, también, es pues absolutamente lógico que él hubiera gestionado la reunión con los prefectos y que esté presente para recibirlos en Washington.

¿Qué le pasa al gobierno? ¿Porqué insiste en injuriar a la gente sin ningún fundamento? Yo les voy a decir la respuesta: propaganda. Sucia, baja, Goebbeliana propaganda. Fue precisamente Goebbels el que dijo que si repites una mentira lo suficiente la gente empezará a creer que es verdad. El demonio inventado de la conspiración (que además nunca se dice conspiración para qué, ¿para debilitar al gobierno? ¿para tumbarlo? ¿para armarle una fiesta sorpresa de cumpleaños a Evo?) y el crimen inventado del haber sido gonista son una combinación propagandística perfecta para desestimar a cualquiera que se atreva a hacer frente al MAS. Las mentiras que tienen algo de verdad y son exageradas y generalizadas hasta el absurdo son las más creíbles. Sí hay personas que sueñan con la caída del actual gobierno, con una dictadura militar o incluso con guerra civil, y sí Goni fue un criminal y tuvo un círculo interno de gente que fue cómplice de sus fechorías. Pero no quiere decir que todo el que esté contra las políticas del gobierno sea un golpista ni que todo el que alguna vez trabajó para el gobierno en los tiempos de Goni sea un delincuente en fuga.

Y después los que manipulan la información son los medios.Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas