Give Peace a Chance v1.2

Posted on 15/01/2008

0


Misterio absoluto. Hasta que salí de casa esta mañana para venir al trabajo, ningún noticiero sabía con exactitud cuáles eran los resultados de la larga reunión de anoche entre el presidente Morales y los prefectos. Sin embargo, había optimismo. Si bien no acabaron de discutir todos los temas – de hecho aparentemente dejaron lo más complicado para esta tarde – parece ser que, al igual que el lunes pasado, los prefectos salieron contentos esta madrugada y se fueron a dormir rico.
Pero si hubo una lección aprendida la semana pasada es que estas lunas de miel duran a penas minutos. Inmediatamente después se borran las sonrisas, pues los radicales de ambos bandos se ocupan de borrarlas con sus intransigencias. Esto solo puede significar tres cosas:
a) Que los radicales tienen mucho peso, tanto que se animan a dar la contra a sus líderes electos, qienes quedan como simples instrumentos de estas organizaciones que han reemplazado a los partidos;
b) Que el Presidente sabe perfectamente que los grupos radicales van a negar lo que él afirme, con lo cual permanece el proyecto político masista mientras Evo se consigue un rol conciliador para tratar de recuperar a los sectores más moderados que daba por perdidos (clases medias urbanas esencialmente); ó
c) Que todo esto no es más que un invento de los medios, que el Presidente y los prefectos sí se están entendiendo nomás bien y las voces discordantes son de algunos pocos desorejados lastimosamente amplificados por el sensacionalismo noticioso
Aquí pueden correr apuestas. Las tres opciones de explicación de la situación actual tienen graves consecuencias. Me inclino por creer que la más certera es la segunda, sin embargo, y sinceramente, espero que así sea, pues significa que al menos Evo tiene ganas de conciliar, y aunque quede como mesías y salvador del mundo – lo cual tiene consecuencias políticas graves a largo plazo – al menos va a impedir de momento que nos matemos estre nosotros.
Esteban
Anuncios
Posted in: Evadas