El agua está por hervir en Latinoamérica

Posted on 03/03/2008

0


Latinoamérica está llegando a situaciones de tensión que no se habían visto desde el amago de enfrentamiento entre Argentina y Chile a fines de los 70.

Claramente, se están formando dos bloques antagónicos que no solamente amenazan con enfrentar a naciones, sino que esto va acompañado de bloques internos, dentro de los países de un grupo, que apoyan a los países del otro.

Es evidente, más aún con las imprudentes reacciones de Chávez a un asunto que solo involucra a Correa y Uribe, que los bloques estos se conforman así:

Por un lado, el bloque Chavista, formado por Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, de manera oficial, apoyado desde una supuesta “neutralidad” de Argentina y muy bien visto por algunos países europeos y de Asia. A eso se suman movimientos políticos de oposición que van desde las FARC en Colombia hasta el partido de Ollanta Humala en el Perú pasando por el PRD en México.

Al frente, se ubican Colombia, Perú, México y con más cautela Chile y Brasil, con apoyo de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, sumado a movimientos de oposición bastante poderosos en Bolivia, Ecuador y Nicaragua, y aún en Venezuela. Con mucho menos influencia, casi de pasadita, se suman las posiciones de El Salvador, Costa Rica y Honduras.

No sería un tema preocupante, sin embargo, si sólo se quedara en una rivalidad política entre dos visiones diferentes. El problema es que el primer bloque está determinado a llegar a una confrontación abierta, al considerarla necesaria para el triunfo de su “revolución”.

En Bolivia la crispación, sobre todo luego de los sucesos bochornosos del jueves, está en un punto que me temo sea de no retorno. Los prefectos y los entes cívicos, que son quienes concentran a la oposición, han determinado desconocer como democrático al gobierno y calificarlo de gobierno de facto. En Venezuela luego de la derrota electoral de Chávez en el último referéndum el “sargento” ha volcado su mirada a Colombia, estableciendo una relación muy peligrosa con las FARC con le objeto de tumbar al régimen conservador y poner un gobierno que le sea más amigable, usando la liberación de rehenes como campaña electoral. Y en Cuba el régimen de Raúl Castro se va a radicalizar antes de suavizarse, lo que podría obligar a entrar en el juego a otras naciones caribeñas, sobre todo República Dominicana.

Hay un elemento más: en México sospechosamente la violencia callejera y la guerra con carteles narcotraficantes se ha incrementado exponencialmente justo después de un enfrentamiento verbal entre Chávez y Felipe Calderón; en Bolivia no es secreto la vinculación de los productores de coca con el tráfico ilegal de estupefacientes; en el Perú Ollanta está movilizando a los cocaleros a través de un presidente regional que ha declarado a la Coca como patrimonio histórico y cultural de su departamento; tampoco es secreto que el financiamiento de las FARC proviene de la cocaína; todavía Correa se ha mantenido limpio de sospechas de vinculación con la droga, pero ¿quién sabe?

Y algo ultimito. Los del bloque chavista, en general, salvo Nicaragua y Cuba, son productores y exportadores de hidrocarburos. Los del bloque antichavista en general, salvo México, son consumidores e importadores de hidrocarburos. ¿Mera casualidad?

 Esteban

Anuncios