¡Vaya preguntita!

Posted on 17/06/2008

0


Al final, acabamos nomás en lo más bajo de las posibilidades políticas: que el gobierno se cuestione su propia permanencia. Esto tiene su lado feliz: es mejor botar a un gobierno por las urnas que botarlo por las armas. Esto es, claro, si no llega a ratificarse. Pero no había necesidad de llegar a esto.

Yo no creo que el Presidente deba irse. Yo no creo que exista un líder que esté preparado y tenga la suficiente presencia nacional como para sustituirlo. Creo que Evo tiene las cualidades necesarias para dirigir este país al menos hasta que se perfile un nuevo líder (me parece que René Joaquino tiene posibilidades, pero todavía está muy aislado). Pero creo sobre todo que si el 54% de los votantes le han pedido a él que gobierne, eso es exactamente lo que debería hacer.

Sin embargo, a mi nadie me está preguntando eso. La pregunta del referéndum es si estoy o no de acuerdo con el proceso de cambio liderado por el presidente Evo y por el vicepresidente Leneras. Y no, no estoy de acuerdo, para nada. Si bien algunas –en realidad muchas- de las causas que citan como motor de su política me parecen justas, creo que muchas otras están erradas, que hay una mezcla ideológica que llega hasta la esquizofrenia, que es permanente la imposición derivada de una muy mala comprensión del método dialéctico. Esa constante conspiración interna para “derrotar” al “enemigo” político, el acostarse con ese siniestro personaje del palacio de Miraflores y un largo etcétera lo único que han logrado hasta ahora es crispar los nervios de todo el mundo.

Así que, aunque no es realmente mi intención que se vaya Evo, votaré “No”. Para qué hacen preguntas tontas, pues.

 Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas