La historia del Rock, tercera entrega

Posted on 09/08/2008

0


1970 – 1974: Pureza y perfección

 

Los avances del Rock como forma de arte y, paralelamente, los avances de las técnicas de grabación, de las de producción y de las de mercadeo, fueron brutales en el periodo anterior. Si en 1964 “I Want To Hold Your Hand” era revolucionaria, su sonido era crudo y poco trabajado. Solo seis años después, las compañías disqueras habían acordado producir todos los álbumes en sonido estereofónico. Se había empezado con dos guitarras, un bajo y una batería, en 1970 se incluían sintetizadores, pianos, mellotrones, flautas traversas, mandolinas, guitarras de todo tipo y color. Pero sobre todo, se había empezado con armonías de dos, tres o cuatro voces que se apoyaban entre sí y en 1970 se tendía a las voces únicas y poderosas de vocalistas que, además tenían la delicada misión de ser la imagen del grupo: andróginos como Mick Jagger o Jim Morrison, enigmáticos como Sid Barrett o Ian Anderson, o altamente teatrales como Peter Gabriel y David Bowie.

 

Fue el mismísimo Homero Simpson el que exclamó “el Rock alcanzó la perfección en 1974”, haciendo gala, como ocurre a veces, de una lucidez poco frecuente en él. En efecto, el período de 1970 a 1974 fue el de desarrollo de un sonido puro, del perfeccionamiento de las técnicas creativas experimentadas a fines de los 60, y de desarrollo expresivo de una gran libertad. La psicodelia había generado tres nuevas formas de hacer música, sin dejar del todo de lado las ya existentes, cuyo éxito comercial fue efímero, pero que ha permanecido hasta hoy para quien quiera escucharlas.

 

La primera, y más evidente, fue el Hard Rock, con genios de la talla de Led Zeppelin, Black Sabbath, Uriah Heep, Deep Purple, y por supuesto el gran Alice Cooper, herederos de Steppenwolf y IIMI Hendrix, que son la muestra quizás más evidente que no se necesita ponerse la careta de fácil para ser popular. En muchos casos, los trabajos de los inicios del Hard Rock son altamente complejos, con varias codas; no exactamente la pieza de tres minutos que prefieren los comerciantes de música. Aún hoy, el Hard Rock elige a sus seguidores de manera selectiva, a pesar de haber pasado el terrible trauma del Glam del que hablaremos más adelante. Más que influencia, el Hard Rock del periodo 70-74 creó una escuela, seguida hasta hoy con mucho entusiasmo tanto por los que tratan de mantener un estilo similar al de la época y para los que lograron renovarlo mezclándolo con ritmos más urbanos como el Hip-hop y el Soul, como por los que los han radicalizado hacia mundos tan oscuros como el Thrash, el Metal y el Hardcore.

 

La segunda, mucho menos conocida, excepto por sus superestrellas Pink Floyd, continuaba la línea dejada por Donovan y los Doors, con un ritmo más pesado, canciones en extremo largas (¡Ricochet de Tangerine Dream dura más de 38 minutos!) y con fuertes variaciones en el compás en una misma pieza – Genesis hizo especial uso del recurso de saltar de 4/4 a 7/8 y de nuevo a 4/4, y The Nice introdujo la improvisación del Jazz al Rock. Pero también el periodo marcó la escena para grupos quizás un poco más fáciles de entender pero no por ello menos teatrales y creativos, como, Supertramp, Yes, y, aún en los 90s, Radiohead. Quizás el más extremo de estos artistas escénicos fue King Crimson, cuyo sonido altamente elaborado y uso constante de recursos como la improvisación y la incorporación de efectos catárquicos lo hace muy difícil para quien está acostumbrado al ritmo fácil y la armonía cuerda, pero absolutamente genial para quien aprecia la composición desestructurada y transgresora.

 

La tercera, y última, tomó los elementos más digeribles del periodo anterior, el uso de una instrumentación compleja con un gran sentido melódico, letras muy poéticas y creativas, y un elemento que será luego a la vez su característica, su éxito y su perdición: una profunda preocupación por seguir los gustos del público masivo. Precisamente por esta característica, desde los años 60 en que empezó a emerger, pero con cada vez mayor fuerza, fue bautizado con el nombre de música popular, o Pop, para ponerlo en cortito. Esta categoría, sin embargo, no puede de ninguna manera entenderse como se entiende hoy lo que es Pop, como veremos que hay más adelante un momento de ruptura total y definitiva entre Rock y Pop. En 1970, grandes artistas como Billy Joel, Cat Stevens, David Bowie, Bread y otros llevan el Pop Art de Andy Warhol a la escena musical abierta, cuando sus entenados, The Velvet Undergound eran en los 60 precisamente eso, Underground. Ahora bien, el término Pop ya se usaba desde los años 50, pero sin definición alguna de qué era lo que caracterizaba esta música, sino simplemente definía las piezas de música contemporánea que tenían las mayores ventas en las disqueras. No fue sino hasta el advenimiento de The Factory, el taller de Warhol, y su influencia en los artistas de fines de los 60 y sobre todo de toda la década del 70 que el Pop se convirtió en sinónimo de música que no requiere una preparación musical para apreciarse plenamente.

 

Paralelamente al surgimiento de estos tres géneros la mudialización del Rock cobraba un primer gran impulso en Latinoamérica, con bandas como El Tri en México pero sobre todo el dúo Charly García – Nito Mestre, conocido como Sui Géneris, que tomaban los elementos del Rock angloparlante, especialmente el Rock Progresivo, pero lo mezclaban con ritmos y realidades de sus propios países. Tomaría diez años más, sin embargo, antes de que esta música sea realmente exitosa en el continente, y veinte años para que aparezca la invasión latina, característica de los 90.

 


Hard Rock

Led Zeppelín – Bon-y-ar Stomp

Uriah Heep – July Morning

Black Sabbath – Paranoid

Deep Purple – Highway Star

Alice Cooper – School’s Out

 

Progressive Rock

Pink Floyd – Brain Damage

The Nice – Hang on to a Dream

Genesis – The Cinema Show/Asile of  Plenty

King Crimson – Travel Weary Capricorn

Jethro Tull – Aqualung

 

Pop (1era generación)

David Bowie – A Space Oddity

Billy Joel – Piano Man

Bread – Everything I Own

Cat Stevens – Another Saturday Night

Elton John – Goodbye Yellow Brick Road

 

Rock Latino

Sui Generis – El Fantasma de Canterville

Wara – Realidad

Lito Nebbia – Hijo de América

Tanguito – Natural

Sui Generis – Un Hada, Un Cisne

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Roncanroll