Bueno, alguna sorpresa sí hubo

Posted on 03/09/2008

2


Emitidos los resultados oficiales de la CNE, y a la sugerencia gentil de Daniel Giménez, hace falta dar una revisadita a las conclusiones que publiqué el 11 de agosto. Esto es, asumiendo que los resultados oficiales de la CNE reflejan con exactitud la voluntad popular expresada en el voto, pues las dudas sobre la transparencia de este proceso de consulta popular no se han despejado del todo.
Es más, al revisar los datos de la Corte, me llamó poderosamente la atención que los números totales de votos emitidos no coinciden en ninguno de los casos entre la pregunta de arriba (continuidad de Presidente y Vicepresidente) y la de abajo (continuidad de prefectos). No estoy hablando de los resultados nacionales, que obviamente no coinciden pues Chuquisaca no votó en lo referido a su prefectura, sino de la votación en todos los departamentos restantes. Tampoco estoy hablando de diferencias entre votos válidos, que es obvio cambiará en razón a una mayor incidencia de votos blancos en la segunda pregunta. De lo que estoy hablando es que no coincide el número de papeletas contadas, independientemente de que contengan votos a favor, en contra, blancos o nulos. Y, para los que no estuvieron en la votación, cabe aclarar que ambos votos se expresaban en una sola papeleta, así que no puede ser tampoco que algunos se hayan guardado la papeleta bajo el poncho. Así, por ejemplo,en el departamento de La Paz se contabilizaron 1.122.683 votos emitidos para la pregunta de arriba, pero solo 1.122.271 para la de abajo, es decir, 412 votos menos. Si alguien tiene una explicación racional para esto, por favor que me lo haga saber.
Siendo que, salvo que se anule la elección, cosa que por supuesto no va a ocurrir, los resultados publicados por la corte son irrevisables, habrá que hacer el análisis sobre lo que realmente cuenta.
Legalmente, estamos hablando de nueve circunscripciones: Una nacional, única y consolidada, para la pregunta de arriba, en la que la victoria de Evo es contundente (67.41%), y ocho departamentales, donde dos prefectos perdieron espectacularmente (35,48% en La Paz y 35,19% en Cochabamba) y uno no se sabe si ganó o perdió, pues depende de la interpretación que se de a la ley (50,85% en Oruro).
No obstante el hecho de que esta es la única cifra que cuenta para efectos legales, vale la pena escudriñar un poco y jugar con algunos numeritos. Por ejemplo, si se usa la misma lógica perversa que utilizó la propaganda oficialista luego del referéndum departamental celebrado en Santa Cruz en mayo, se obtiene que esos 2,1 millones de votos equivalen a penas a 51,7% del total de votantes inscritos, es decir, poco menos de la mitad de la población no ha expresado abiertamente su favor al gobierno.
Pero desechemos ese razonamiento perverso e injusto. Además de los resultados con efecto jurídico, hay que hacer una lectura más completa del panorama para tratar de desentrañar el mensaje del soberano. Un primer desglose debería hacerse, por supuesto, sobre la división geográfica del voto entre los nueve departamentos. Para tener el panorama completo, es necesario agregar los resultados de la elección de la Prefecta de Chuquisaca. Con estos datos, tenemos que:
 
Resultado Favorable/Desfavorable a Evo
 
Nacional
Departamental
Total Chuquisaca*
 
 
Total La Paz
 
 
Total Beni
 
 
Total Cochabamba
 
 
Total Oruro
 
 
Total Pando
 
 
Total Potosí
 
 
Total Santa Cruz
 
 
Total Tarija
 
 
Total Nacional
 
 
Anuncios
Posted in: Evadas