La desaparición del vuelo 447

Posted on 02/06/2009

0


Extraño, muy extraño. Solo así se puede describir el caso de la desaparición del Airbus 330-200 de Air France que desapareció antenoche sobre el Oceano Atlántico.
Lo espectacular y poco común de esta tragedia obliga a que me sume a los miles de blogueros, periodistas, entusiastas de la aviación y otros curiosos con un pequeño comentario.
Lo común es que los accidentes ocurran en las maniobras de aproximación o de despegue, o al menos que el piloto al mando intente un aterrizaje/amerizaje forzoso. La desaparición repentina de la imagen en el radar (con un intervalo cortísimo de cuatro minutos desde la emisión de la última señal por telsat) hace pensar en una bomba, un choque con otro objeto en el aire (lo curioso es que no hay otro avión desaparecido) o, lo que parece lo más probable, una trágica falla estructural.
Según las especulaciones más informadas (descartamos por supuesto las versiones paranoicas, esquizofrénicas o simplemente sensacionalistas) parece ser que un enorme sistema de tormenta se había formado al noroeste de Fernando de Noronha, lugar donde fue visto por última vez el aparato, cuya cúspide se hallaría 17.ooo pies por encima del nivel de vuelo del Airbus, y este no habría resistido la combinación de turbulencia, rayos y hielo (o agua super fría, que es peor). Encima, el incidente ocurrió en el área "oscura" de la señal de radio, donde los aviones pierden necesariamente la comunicación con Control de Tráfico hasta acercarse a la costa opuesta, lo cual pone un misterio adicional, pues la tripulación jamás tuvo oportunidad de declarar la emergencia.
Y sin embargo, aunque parece ésta ser la causa más probable, llama muchísimo la atención que un avión tan moderno como el A330 no lograse sobrevivir a este maltrato, cuando se exige en el proceso de desarrollo justamente someter a pruebas tan o más rigurosas el aparato, y que este logre superarlas con un mínimo de daño.
Habrá que esperar los resultados oficiales de la investigación, que serán presentados en varios meses – posiblemente años – para saber si Airbus ha tenido alguna responsabilidad en esta tragedia, o si Air France ha fallado en el mantenimiento estructural. Entre tanto, esperemos que tanta muerte no haya sido en vano y no se repita semejante horror.
 
Esteban
Anuncios