¿Jimena Presidenta?

Posted on 03/08/2009

3


El anuncio publicado hoy de que Jimena Costa podría ser la candidata de un frente amplio opositor fue una sorpresa para muchos. Y sin embargo, no deja de tener su lógica, cuando uno se pone a pensar.

Jimena es sin lugar a dudas una de los cientistas políticos más claros y más objetivos que he conocido. No obstante, en los últimos meses la he visto ponerse en una posición de más en más abiertamente opositora al régimen masista. Muy recientemente, me sentí muy decepcionado, pues en declaraciones en un canal de televisión local, se puso a dar un sermón sobre conservar la fe (religiosa) y no dejarse vencer, en pocas palabras, por el gobierno ateo.

A Jimena la conocí siendo su alumno, en una clase de análisis político que me ha resultado muy útil en los años siguientes. Su visión entonces me parecía de lo más interesante, apasionada por lo que hacía pero de ninguna manera apasionada respecto a alguna posición en particular, como se debe en un buen académico. Su claridad pero sobre todo su método me parecieron fascinantes en ese momento.

No es que sea malo asumir un compromiso político, sobre todo si está eso casado con los principios en los que uno cree. Jimena ha visto amenazado el sistema político democrático-liberal en el que cree profundamente (que no es lo mismo que tildarla de neoliberal, como lo haría cualquier masoco), y parece haber decidido enfrentar en la cancha al proyecto totalitario del hermano Evo.

Lo malo, en este caso, es recurrir, a sabiendas y con todo el cálculo político del que una politóloga de su talla puede ser capaz, a los discursos más conservadores y retrógrados para tratar de llevar a su séquito a los derechistas urbanos que se han visto desamparados por la muerte política de Tuto y otros de su calaña. Me parece que no es digno de una gran demócrata como es ella.

Esteban

Anuncios