Terminator

Posted on 30/07/2010

0


El oscuro mundo imaginado en los años 80 por James Cameron aparentemente no había estado tan lejos de la realidad, con la diferencia de que los soldados-robot asesinos no habían sido humanoides, sino aviones no tripulados de combate (UCAV por sus siglas en inglés).

En efecto, las implicaciones de la información militar filtrada por la página Wikileaks en días pasados sobre la grave falibilidad de los famosos UCAVs, aunque es cierto que esta información al no ser oficial debe ser tomada con beneficio de inventario, son sobre todo morales.

Más allá de la obviedad de que cualquier guerra o incluso cualquier artefacto pensado para matar seres humanos es, de por sí, inmoral, vale la pena escarbar un poco más profundamente desde una perspectiva más realista lo que está sucediendo.

El concepto detrás de los UAV es el contar con un arma de alta tecnología que a la vez no ponga en riesgo la vida del soldado que la opera y sea lo más precisa posible para minimizar lo que los yanquis llaman “daño colateral”. Para ello, le dotaron al aparato de la capacidad de tomar por sí mismo ciertas decisiones, es decir, no es simplemente un avión a control remoto, sino que está realmente robotizado.

Sin embargo, la información filtrada en días recientes y publicada en The Guardian, Die Sontag y The New Cork Times revela que los UCAVs han cometido errores en la toma de decisiones más veces de las que han tenido aciertos, con consecuencias fatales para una cantidad apreciable de civiles inocentes. El dilema moral es, por tanto, ¿quién es el responsable? El operador probablemente no fue quien tomó la decisión de disparar, sino la computadora. ¿Puede por tanto responsabilizarse al operador por no haber impedido – supuestamente se tiene un monitoreo constante de la actividad del aparato y la posibilidad de abortar la misión en cualquier momento – que el aparato matase a estos civiles?

Y si el aparato fue diseñado para impedir bajas tanto de soldados propios como de civiles, ¿estas fallas no son responsabilidad del diseñador o programador del robot? Y aunque cumplieran cabalmente su misión, ¿no es cuestionable que el soldado enemigo muera por acción de una máquina y por tanto sin posibilidad alguna de defenderse?

En general, la filosofía militar de Estados Unidos se ha basado en tomar ventaja mediante la eliminación del objetivo sin que éste pueda reaccionar: misiles intercontinentales, cohetes “inteligentes”, aviones invisibles al radar, UCAVs, todos están diseñados con esta idea en mente. No existe más la estrategia, la ventaja táctica lo es todo. Y sin embargo, parece que no se aprendió la lección más importante de Viet-Nam. El frente más peligroso es el frente interno. Y este escándalo de los UCAVs asesinos ciertamente no ayudará a mantener el apoyo del pueblo estadounidense a una guerra cuya justificación se hace cada vez más etérea.

Esteban

Anuncios
Posted in: Sin categoría