Evonomics

Posted on 29/12/2010

1


Evonomics: Dícese del extraño fenómeno por el cual por más errores e imprudencias que cometa determinado gobierno la economía de su país sigue funcionando. Es el equivalente en economía a “hacer un Homero (Simpson)”.
Agárrense todos, que tras un gasolinazo con cifra récord se va a armar la peor ola de inestabilidad económica, política y social de la historia de Bolivia. ¿O no?
Tras una medida de shock tan tremenda como la del domingo 26, cualquier persona con algo de sentido común se alarmaría. Y sin embargo, ni el paro indefinido de transportes decretado inmediatamente tras conocerse la noticia ha tenido más efecto que el incremento, largamente esperado por los transportistas, de los precios de pasajes y fletes.
En realidad, hasta el momento que se escribieron estas líneas, lo peor que había sucedido era que hubo una pequeña ola de pánico el mismo domingo, vaciándose la mercadería en algunos centros de abasto antes de que subiera su precio. En cualquier otro país, se hubieran producido saqueos violentos. Acá la gente hacía fila ordenadamente para pagar lo comprado…
¿Pero a qué se debe este desbarajuste sin reacción? Aunque el gobierno acuse al contrabando de combustibles, lo cierto es que la columna vertebral de la política del MAS, la (dizqué) nacionalización de los hidrocarburos fracasó estrepitosamente, y el gasolinazo no es más que la consecuencia inmediata de ese fracaso.
Y a su vez el gasolinazo tendrá necesariamente consecuencias indirectas. La subida de precios del transporte urbano es el menor de los problemas, pues como ya señalamos era algo que estaba pendiente hace rato. Si los chóferes están algo, es felices. No, el problema serio va a ser el incremento durísimo en los costos de producción, tanto agropecuaria como manufacturera. Y esos costos deberán cargarse al consumidor, quien exigirá aumento salarial… No me atrevo aún a hablar de espiral inflacionaria, pero es sin duda una posibilidad. Al final, espiral o no espiral, la clase media baja y los más pobres son los que cargarán, con igual o menos poder adquisitivo que hace una semana, el peso del error.
Y sin embargo, seguimos tan campantes. Parece que nos gustara, che. Como militante creyente de las luchas sociales, nunca había oído cosa más deprimente que los dirigentes del CONALCAM aplaudiendo la medida, el Secretario Ejecutivo de la COB dubitativo y totalmente ambiguo, y el dirigente de los trabajadores petroleros reclamando que ya era hora… Con ese tipo de dirigentes en los dichosos “movimientos sociales” que no son otra cosa que la militancia activa y registrada del partido de gobierno, ¿para qué queremos lucha de clases, imperialismos, burguesías y oligarquías en los discursos?
Pero si, finalmente, estamos social y políticamente sometidos y no habrá una reacción popular, las cosas deberían caer por su propio peso, peor si el mismísimo ministro Arce Catacora se manda la pachotada de declarar en el programa de Amalia Pando que “en los últimos años, los bolivianos nos hemos acostumbrado a entrar a cualquier restaurante y a pedir cualquier plato sin preocuparnos del precio, no es cómo en el pasado, que antes de pedir los platos teníamos que hacer cuentas para ver si nos alcanzaba”, demostrando su absoluta ignorancia de la realidad nacional. Aún es muy pronto, pero a mi me late que ni así: como ha venido ocurriendo los últimos 5 años, las tonteras que nos mandemos desde el gobierno no van a tener efecto alguno en las cifras macroeconómicas, al menos no en las que publica el propio gobierno, en este permanente milagro de las “Evonomics”.
A propósito, no señor Ministro, 4% de crecimiento no es mejor que 6% de crecimiento, ni aquí ni en la china.
Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas