A la Pachamama rogando y con el mazo dando

Posted on 15/06/2011

0


Si en algo ha sido invariablemente constante el gobierno del hermano Evo Morales, es en su permanente doble discurso, en particular en lo referido a temas ambientales. La contradicción entre el discurso pachamamista y el total irrespeto por las normas ambientales más fundamentales es evidente. Para demostrarlo basta con revisar las noticias de los siete días que antecedieron al cierre de esta edición.

Empecemos por el más discutido de estos últimos días: el caso de los autos chutos. A pesar de la claridad con la que se han expresado casi todos los sectores su oposición al perdonazo a los autos indocumentados, e incluso las presiones diplomáticas en contra de esta legalización del delito, contra viento y marea y defendiendo intereses que no conocemos se ha aprobado la dichosa ley. Con ello, no solamente se consolida y legaliza la presencia de al menos 100.000 vehículos cuyas condiciones de ingreso han sido por decir lo menos dudosas, sino que se abren las compuertas para que entren nuevas oleadas de vehículos de contrabando con la esperanza de que algún día en el futuro próximo se emita un nuevo “por última vez”. Y todo esto, ¿para qué? Según el mismísimo Ministro de Economía y Finanzas, lo que va a generarse para la renta son migajas, a penas cinco millones de Bolivianos. Claramente, acá se trata de devolver favores políticos, a costa de la ya muy maltrecha calidad del aire, causada principalmente por la presencia de cientos de miles de vehículos desechados en otros países por contaminadores, esto sin considerar además el hueco de 24% quela Federaciónde Empresarios Privados alerta que causará en la oferta de combustibles del mercado nacional, lo cual, de ser cierto, significa la necesidad de aumentar la producción de este recurso no renovable, siendo que su agotamiento es una de las principales preocupaciones mundiales en temas ambientales.

Igualmente hipócrita resulta que, sin un debido debate sobre los pros y contras de la transgenia, se prohíba por principio y absolutamente ex ante la comercialización de productos genéticamente modificados (como si fueran además sinónimos), y ahora también por encima de cualquier reclamo, incluso de algunos diputados de su propia bancada, se apruebela Leyde Revolución Agropecuaria en la que no solamente se reglamenta, sino que se estimula la utilización de toda forma de ingeniería genética para “garantizar la soberanía alimentaria”. Por cierto, esto me permite ver un segundo contrasentido, hablan de soberanía cuando es bien sabido que el mayor defecto de la transgenia no es tanto un problema de salud pública, pues esto no está demostrado, ni que se afecte la riqueza genética autóctona al contaminarse las especies de flora con simientes modificadas. No, el mayor problema es que generalmente estas semillas “mejoradas” producen plantas estériles, y por tanto generan una dependencia respecto del proveedor, generalmente un monstruo transnacional que tiene patentado a su nombre el procedimiento para producir esa semilla. Vaya soberanía.

Pero lo más grave, a mi parecer, a pesar de la escasa cobertura que le han dado los medios, ha sido el inicio de obras de la carretera Villa TunariTrinidad, partiendo por la mitad el parque nacional Isiboro Sécure a pesar de la oposición de los pueblos indígenas que habitan esa región. Todo esto, además, bajo el beneplácito y, es más, el financiamiento de Brasil, con lo cual mi enorme respeto por doña Dilma Roussef acaba de caer unos cuantos puntos. Si bien la vertebración caminera es absolutamente necesaria para nuestro desarrollo, resulta un absoluto contrasentido que se estés auspiciando desde el mismo Estado marchas y movilizaciones ciudadanas “para salvar nuestros bosques” cuando simultáneamente estamos abriendo un tajo de 300 kilómetros a una de las reservas forestales más importantes del continente, y esto para colmo pasando por encima de la clarísima manifestación de voluntad de los pueblos indígena-originario-campesinos de la región, quienes se oponen rotundamente a la depredación de su territorio. Considérese que uno de los pilares ideológicos más importantes del partido de gobierno ha sido, justamente, la defensa de estos pueblos contra la depredación desarrollista/capitalista que se genera cuando se busca el crecimiento a cualquier precio. Tan poético postulado cae por su propio peso cuando el mismísimo señor Presidente del Estado Plurinacional revienta un cántaro de chicha sobre la piedra fundamental de esta carretera.

Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas