La importancia de realizar el censo

Posted on 18/08/2011

0


Voy a correr el riesgo de ser tildado, y hasta condenado, de traidor y antipaceñista. Pero es que lo justo es lo justo. El Censo Nacional de Población y Vivienda debía realizarse cada 9 años hasta el 2010 y de ahí en adelante cada 10 años, eso es lo que dicen las leyes bolivianas, que no han sido derogadas por la nueva CPE ni mucho menos. Y sin embargo, el gobierno muy suelto de cuerpo y sin el menor empacho ha anunciado que el censo se hará el 2012. Me había olvidado siempre, diciendo (pa que vean que sí soy paceño).

El problema principal es que los recursos de coparticipación tributaria se están distribuyendo entre los distintos municipios en base a proyecciones del censo 2001 que no necesariamente son acertados. El Alto pretende, y hasta paro cívico ha hecho por ello, que su crecimiento desde el 2001 fue de 50%, cosa que me parece poco plausible pero que deberá ser probada en el terreno, todo lo demás es mera especulación. Si eso fuera cierto, El Alto será el segundo municipio más poblado de Bolivia, tras Santa Cruz dela Sierra, y por encima deLa Paz, lo cual le permitiría acceder al menos a un 30% más de recursos de coparticipación tributaria, lo cual es vital en un municipio donde muy pocos tributan a su alcaldía. Y que la verdad, mucha falta le hace. Eso, y que los recursos sean manejados con transparencia.

Sin embrago surge la pregunta necesaria: ¿Podrá el municipio de El Alto con los recursos adicionales? Por su propia naturaleza, es muy difícil construir los consensos necesarios para ejecutar las obras y proyectos de desarrollo que se planifiquen en esa ciudad. Si a eso se agregan una profunda ineficiencia burocrática, posiciones vecinales y políticas altamente volátiles y cambiantes, y la carencia crónica de infraestructura básica, se explica porqué a estas alturas del año El Alto tiene a penas una ejecución presupuestaria de 22% y requiere permanentemente del apoyo del gobierno central para poder responder mínimamente a la demanda vecinal.

Si bien la práctica de la concurrencia es sana en el corto plazo y sobre proyectos específicos, cuando se produce de manera continua se convierte en asistencialismo, y resulta profundamente dañina para la autonomía del municipio. Por ello la urgencia de realizar el censo: si bien la capacidad de ejecución es baja, los vecinos reclaman mayor autonomía en el manejo de los recursos al pedir el censo. Es también una cuestión de poder: mientras más cerca está el nivel de gobierno que tiene la plata a los vecinos, mayor probabilidad tienen de decidir en qué se invierte.

A gran diferencia de las pataletas que quieren hacer otros municipios vecinos, tratando de alterar linderos para tratar de conseguir más dinero (tanto en recursos formales de coparticipación y recaudaciones propias como los informales que vienen con el “aceite” para apurar la aprobación de planos), empujados por intereses inconfesables de los loteadores, me parece legítima la demanda de El Alto y justificado su paro. Lástima que tenga tan poca fuerza.

De cualquier manera, creo que es momento, al fin, de trabajar de una vez y por todas en la metropolización. La aprobación enla ConstituciónPolíticadel Estado y enla LeyMarcode Autonomías de las regiones metropolitanas autónomas como instancia de planificación conjunta del desarrollo son un gran avance que no debería desaprovecharse por culpa de estos intereses sectarios. Y para avanzar en ese sentido, creo que el municipio deLa Pazdebería dar el primer paso poniendo en la mesa de discusión los temas de fondo y dejar de lado las disputas limítrofes, proponer políticas de desarrollo conjunto y armónico, e incluso aceptar la posibilidad de que algunos esquivamientos estratégicos, como el Matadero por ejemplo, no estén dentro de su jurisdicción. Con esa señal de grandeza y de desprendimiento se puede avanzar hacia una verdadera metropolización. Sin ella, seguiremos debatiendo sin rumbo sobre líneas y mapas.

Esteban

Anuncios