5 Años de Serenidad en la Lucha… ¡Precipitación en la Fuga!

Posted on 20/12/2011

4


El 20 de diciembre de 2006 publiqué, todavía en la antigua dirección Web, el primero de 302 artículos, opiniones y plagios descarados (siempre reconociendo al autor, no sean mal pensados) denominado de manera muy poco original “¡Bienvenid@s!”. Han pasado cinco años cabales desde entonces, y mucha, pero mucha agua ha corrido bajo el puente.

Si cinco años parecen una eternidad, pónganse a pensar en esto: Evo Morales y el MAS ya estaban en el poder, poniendo en marcha su plan de desmontaje de todo el sistema institucional que costó más de veinte años construir.

Algunas entradas fueron premonitorias, algunas divertidas, algunas muy erradas, algunas espeluznantes, algunas tristes. A veces logré ser profundo en mi análisis, a veces quise ser superficial o frívolo (de ahí nació, cuatro años después, mi otro blog, Esteban On Cars, mucho más exitoso que éste – prueba de que lo que la gente busca en Internet es distraerse, escapar de la realidad, igual que con los otros medios masivos-). Eso sí, nunca, pero nunca, he querido que se me tome como una fuente formal de información. Todo lo que aquí se ha dicho, desde lo más frívolo hasta lo más filosófico, desde lo más hormonal hasta lo más estudiado, se ha basado en una sola premisa: decir lo que pienso, con absoluta sinceridad y a calzón quitao. Esto no es Wikipedia, ni una agencia noticiosa. Como decía el gran maestro Olivier Marcantoni (los exalumnos del Franco saben de quién estoy hablando), ne prennez jamais, jamais rien trop au sérieux (no se tomen nunca, nunca nada demasiado en serio). Y, a pesar del gran logro de que los artículos que escribo antes que nada para mí mismo sean hoy publicados semanalmente por el Campanario del Sur, la declaración hecha hace 5 años sigue en pie: el día que esto se vuelva un trabajo, este blog se muere.

Dicho esto, a quienes he ofendido, será porque el guante les quedó. A quienes he ensalzado, será porque realmente los admiro. A quienes no les gusta mi opinión, será porque les toqué alguna fibra sensible. Y a quienes les gusta lo que escribo, sea o no porque concuerdan conmigo al menos en algo, les debo mi profundo agradecimiento.

Esteban

Anuncios