Mafalda cumple 50 años/La partida de Domitila

Posted on 15/03/2012

0


El 15 de marzo de 1962 (según el canon oficial) nació Mafalda, la niña que revolucionaría Latinoamérica. Utópica y pesimista, mordaz y demasiado inteligente para su edad, como son los chicos, la niña de los rizos negros ha hecho las delicias de al menos tres generaciones, y aunque muchas veces comentó sucesos de la Argentina de su tiempo, Quino la creó con tal genialidad que sus tiras pueden apreciarse de manera universal y atemporal.

De hecho, su amor por los Beatles sigue estando tan vigente como entonces, así como están vigentes su permanente defensa de la democracia, de la liberación femenina y del diálogo y el entendimiento como únicas vías para resolver los grandes conflictos humanos. Si bien la Guerra Fría, la guerra de Viet-Nam o el golpe de estado del general Onganía han quedado en el pasado, las preocupaciones de Mafalda siguen, por desgracia, plenamente vigentes.

Pero Mafalda es mucho más que una comentarista de sus tiempos. A Mafalda le gustaba el Pájaro Loco, jugar a los vaqueros en la plaza de su barrio, las historietas y los panqueques, y odiaba la sopa y las fotonovelas, a la vez quedando en claro que se trataba de una niña, absolutamente absorta y sorprendida por el extraño mundo de los adultos.

Muchísimo se ha escrito sobre esta dulce y genial niñita bonaerense, por parte de autores de la talla de Umberto Eco, por lo que sería atrevido de mi parte intentar hacer un análisis de lo que significó Mafalda en la cultura popular latinoamericana. Solo cerraré diciendo esto: Hasta el día de hoy, a pesar de conocerme de memoria todas las historietas, las del canon oficial y las inéditas, sigo releyendo ávidamente sus aventuras cada oportunidad que tengo, y lo mismo pasa con mis hijos, que no se cansan de releer cada historieta como si fuera la primera vez.

¡Feliz 50 años Mafalda!

P.S. Estas líneas las escribí en anticipación del maravilloso evento. Quién hubiera podido prever que el mismo día de estas bodas de oro serían las exequias de la gran Domitila Chungara. No tengo idea si a doña Domitila le gustaran los Beatles, pero puedo sin dificultad trazar muchos paralelos entre ella y Mafalda: idealista, mordaz, sumamente inteligente y avispada, doña Domitila era igual de fiera defensora de la democracia, de la liberación de la mujer y del diálogo, luchadora incansable y frecuente cuestionadora del mundo de los adultos. Nuestro más sentido pésame a la familia y a los amigos de doña Domitila, a quien por desgracia nunca conocí en persona – me hubiese fascinado.

Por cierto, ¿qué fue de la gloriosa Federación de Amas de Casa?

Esteban

Anuncios