TIPNIS, ¿victoria del gobierno?

Posted on 04/07/2012

0


No quisiera pecar de alarmista, pero menos de ingenuo. Hasta el momento en que se escriben estas líneas, todas las señales parecen indicar que el hermano Evo saldrá airoso de este segundo round con los indígenas del TIPNIS. Y encuentro eso mucho, muy preocupante. Si bien el éxito de la contramarcha protagonizada por el grupo paramilitar Ponchos Rojos fue solamente relativa, pues una parte importante de la población no se dejó intimidar y el efecto de mediano plazo es más bien de reacción airada por esta agresión a La Paz y en general a los centros urbanos (pues hubieron marchas en casi todas las capitales), el entusiasmo de las clases medias urbanas por la marcha ha sido efímero, no ha encontrado canales adecuados más allá del recibimiento caluroso aunque no eufórico del 27 de junio, y las organizaciones urbanas, especialmente la COB, han asumido una posición expectante, casi casi neutral, que no ha permitido una expresión más sostenida de descontento en la ciudad.

Por otra parte, el gobierno ha logrado con éxito dividir, confundir, atomizar e incluso corromper a los indígenas, pasándose por la torera la Sentencia Constitucional Nº 300/2012, firmando acuerdos por separado, evacuando en buses a grupos de marchistas bajo promesas fútiles, pero además ha logrado en buena medida endilgar a la IX Marcha agresiones a agentes encubiertos (cuando no había motivo alguno para que un tira del Ministerio de Gobierno esté rondando los campamentos de marchistas) y a vehículos oficiales (de la ABH, que nada tenían que hacer en horas de la noche en la J.J. Pérez, y menos con papeles ocultando su identificativo de vehículo oficial), todos estos eventos que debilitan la marcha.

Pero creo que la jugada más inteligente del gobierno fue lograr impedir las agresiones directas a la marcha, tanto en el camino como a su llegada a La Paz. El elemento emotivo tan marcado que tuvo la VIII Marcha fue un elemento central en la reacción de la gente en las ciudades, y el gobierno masista comprendió muy bien esto y, esta vez, lo evitó a toda costa. Y como cereza sobre la torta, maniobras y delitos estatales de por medio, logró identificar la marcha con los partidos políticos de oposición, en especial el MSM, lo cual tiene siempre un costo fuerte. En suma, la IX Marcha se halla debilitada, sin apoyo de buena parte de la población urbana que antes los apoyaba con enorme firmeza y que ahora, sin realmente haberse dado la vuelta, ve la movilización con gran apatía y hasta con desconfianza, siente que el plantón alrededor de la plaza Murillo lo perjudica, y no termina de comprender las razones por las cuales el diálogo no termina de establecerse.

Debilitada, pero aún no derrotada. Si se logra sumar una masa crítica suficiente de sectores urbanos que apoyen la plataforma del TIPNIS, estoy pensando específicamente en la COB y las universidades públicas, y reposicionar efectivamente la discusión del tema de fondo, que no es la consulta “previa” sino la protección del territorio indígena y parque nacional, hay esperanzas de evitar la derrota, o al menos sobrevivir para un round más. Por desgracia, siento que esas esperanzas son cada día más tenues. Ojalá esté equivocado.

Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas