Love, love me still?

Posted on 04/10/2012

0


Esta semana se cumplen 50 años desde el lanzamiento del primer single de los Beatles. Este hito histórico se celebra con todo en la cuna de los fab four, la ciudad portuaria de Liverpool, en medio de una preocupación por el desconocimiento total de los jóvenes actuales sobre esta canción y lo que significó para la cultura popular en el mundo entero.

Un interesante reportaje de la BBC muestra un grupo de adolescentes en el que todos menos una decían nunca haber escuchado “Love Me Do”, el single que cumple los 50 años, y los que la oían por primera vez decía que la canción estaba “bien nomás” (It’s OK), y que creían que era una canción country.

La falta de cultura general de los adolescentes no es un problema nuevo, ni es una cuestión de vida o muerte. No hay porqué rasgarse las vestiduras con este resultado y, de hecho, el reportaje podría pasar a los anales de lo anecdótico e irrelevante. Y sin embargo, llama mucho la atención, no tanto por la falta de conocimiento en sí, que la verdad no tiene porqué ser de otra manera, sino por una evidente falta de contacto generacional.

Es cierto, esta música pertenece a una generación anterior a la mía, y por tanto es la que escuchaban los abuelos de los adolescentes entrevistados. En muchos casos, nuestros padres tenían los discos de los Beatles – de vinilo por supuesto – y nos los hacían escuchar cuando niños (en mi caso, mis padres tenían cosas mucho más exquisitas, pero eso no viene al caso), y al cambiar la tecnología de los medios esos discos quedaron en el desván, o fueron rematados en ventas de garaje. Ergo, nosotros muchas veces no tuvimos ya la oportunidad de hacer escuchar a los fab four a nuestros hijos – a pesar de que su obra completa, incluyendo ediciones raras, demos y versiones descartadas se hallan en formato mp3 en el Internet con mucha facilidad.

Esa es una posible explicación, que podría justificar el resultado del sondeo de la BBC. La otra posible explicación, mucho más triste y que probablemente sea la más correcta, es que la mayoría de los padres no comparten su música –y en general su cultura –con sus hijos. Ponga dos generaciones de por medio, y se obtiene una fórmula perfecta para el olvido. Y si así es para un fenómeno tan poderoso como fue la beatlemanía, que revolucionó el mundo y lo cambió para siempre, lo cual hay que reconocer incluso si uno es como Manolito y no le gustan los Beatles, cómo será para hitos menos conocidos de la revolución de las flores. Habría que hacer un sondeo entre los jóvenes a ver cuántos saben lo que fue mayo del 68, la masacre de Tlatelolco o, para no ir tan lejos, porque el Che murió en Bolivia y no en otro lado. Tengo la absoluta convicción que es nuestra responsabilidad, como hijos de los que vivieron aquellas épocas, preservar y transmitir la memoria a nuestros hijos.

Esteban

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Roncanroll