¿Salaam Aleikum, Lloyd?

Posted on 18/10/2012

1


Se ha anunciado esta semana el relanzamiento del Lloyd Aereo Boliviano, iniciando vuelos tan pronto como el 15 de diciembre, gracias a la inversión inicial de 150 millones de dólares que alcanzan, según nuestros cálculos, para hacer aquello que el representante de los socios capitalistas dice que van a hacer: pagar la deuda de unos 80 millones de dólares que tiene la quebrada empresa y usar el resto, 70 millones, para incorporar al menos dos aviones (se me ocurre pequeños bimotores de 130 a 150 pasajeros tipo Airbus A319 o Boeing 737-700) a la muy venida a menos flota que tiene “la Lloyd” de dos 727-200 de los cuales solo uno está en condiciones de operabilidad, ahorita alquilado al TAM.

¿Pero quiénes son estos inversionistas ángeles que han venido a salvar al símbolo del orgullo boliviano? Es lo que me propuse averiguar en cuanto me enteré de la noticia, sin lograr resultado concreto alguno. N i los medios de búsqueda por internet, ni las redes sociales, ni los registros públicos de organizaciones sin fines de lucro tienen información alguna sobre esta “Fundación Internacional Abu Dhabi”. Ergo, o es una institución fantasma, o el representante legal Rony Quisbert dijo mal el nombre – no creo que los medios hayan entendido mal, porque toditos sin excepción hablan de este nombre. Tal vez se trate de la fundación Emirates, con sede en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, vinculada estrechamente con la familia real de Abu Dhabi, lo cual sería increíblemente bueno, aunque no termino de ver porqué una fundación, cuyo objetivo social es el promover a los niños en situación de vulnerabilidad, trataría de hacerse de una aerolínea quebrada, aun considerando que los permisos y licencias del LAB tienen un enorme valor.

Si por otro lado se trata de alguna aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos, estamos hablando de algunas de las compañías aéreas más prósperas, de mayor crecimiento, de mayor tecnología tanto en sus operaciones como en su servicio, de mayor posicionamiento en mercados emergentes e incluso de uno de los primeros y más importantes operadores del Airbus A380, con presencia en todos nuestros países vecinos excepto Paraguay, lo cual podría explicar el interés en crear un hub en Bolivia que le permita usar los privilegios del Lloyd en todos estos países bajando costos en los vuelos intercontinentales. Esto sería más lógico que pensar que una fundación filantrópica está tras de la revitalización de nuestra agonizante línea aérea bandera.

Aunque habrá que ver qué ocurre hasta el 15 de diciembre, y la esperanza es lo último que se pierde, dadas todas las anteriores experiencias en materia de relanzamiento de aerolíneas bolivianas quebradas, mucho me temo que se trate de un nuevo engaño, que busca, una vez más, liquidar la empresa, pues vale más muerta que viva. Por el bien de la aviación nacional, por el bien de Cochabamba y de Bolivia, por el bien del turismo y la competitividad nacional en el contexto global, espero estar equivocado.

Esteban

Anuncios