Jach’a Uru

Posted on 19/12/2012

0


Calendario maya                                                                                                  Uka Jach’a Uru Jutaskiway
                                                                                             Amuya Sipxañani Jutaskiway

                                                                                                                 –       Mario Gutiérrez

Es admirable el delirio de grandeza que ha atacado a algunos de nuestros dirigentes políticos. No hace falta recalcar lo absurdos, carentes de cualquier resquicio de fundamento y francamente extraviados que son los anuncios del inminente cumplimiento, pasado mañana, de una supuesta profecía Maya ya archiconocida – gracias a la globalización, por cierto – por la cual se presentaría el advenimiento del Pachakuti (a ver, los Mayas eran centroamericanos, ¿por qué rayos su profecía se cumpliría nueve mil kilómetros más al sur?) llegarían los Guerreros Arcoiris (salidos de una leyenda Navajo, esto es, en Norte América) que no son otros que el pueblo elegido del Lago Titicaca y alrededores, y se acabarían para siempre la avaricia y la Coca Cola.

Este tipo de delirios son comunes en todos los países. Elegidos, Contactados, Iluminados de toda clase y laya abundan en nuestra extraña especie, con el común denominador de que agarran sucesos aislados, fortuitos y necesarios como los desastres naturales, las creencias superfluas de la gente ignorante o las supersticiones hoy en día absolutamente sobrepuestas y entremezcladas – de nuevo, gracias a la globalización contra la que tanto despotrican estos personajes – y los generalizan como prueba indiscutible de las “señas de los tiempos”, logrando sorprendentemente que gente inocente, no muy brillante y bastante incauta los siga en las prácticas más absurdas, como creer que los platillos voladores vendrán a recogérselos, que deben tomarse un vaso de gelatina envenenada para agradar al ser supremo, o que un trocito de miga de pan y un poco de vino aguado son el cuerpo y la sangre de su salvador. En general son bastante inofensivos, poco tomados en serio y hasta ridiculizados. Pero no en Bolivia. No, en nuestro país, estos extraños charlatanes están, increíblemente, en las esferas más altas del poder, movilizan recursos públicos para preparar la adoración al dios/presidente, botan barcos y convocan a reunirnos – todos – en la Isla del Sol el próximo viernes a la madrugada, con ch’alla por dentro y por fuera incluida.

Poco a poco nos hemos ido acostumbrando a ser el hazmerreír del concierto mundial. Claro, cuando los grandes dirigentes religiosos del mundo, tan charlatanes como nuestro pintoresco Canciller, pero muchísimo más poderosos, salen con convocatorias de este tipo, el mundo se lleva un gran susto (y sí, recuérdese el llamado de Urbano II a reconquistar Tierra Santa, o el llamado de los dirigentes musulmanes a la Yijad). Pero cuando del David Choquehuanca llama a sus Guerreros Arcoiris a reeducar al mundo para enseñarle a vivir en armonía con la naturaleza (sea lo que sea que eso significa para esta gente… ¿La carretera por el medio del Tipnis es vivir en armonía?) la respuesta del mundo no es de miedo, es de risa. Y el papelón deberemos sobrellevarlo todo.

Me pregunto qué pasará el 22 de diciembre, cuando el mundo no se haya acabado, ni el capitalismo, ni la Coca Cola. La credibilidad del gobierno, si le queda alguna, ¿se verá afectada? ¿Deberá renunciar el señor Choquehuanca tras su última metida de pata? Estoy seguro que más de uno en el gobierno debe estar ya midiendo las cortinas de su despacho.

Como no hay mal que por bien no venga, al menos algunos turistas vendrán a ver el “fin de la 5ta era” en vivo y directo. Algo es algo.

Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas