Sci-Fi

Posted on 27/03/2013

0


cerditos en el espacioLa raza humana está condenada. Un momento, semejante afirmación no podría venir de un ateo confeso. Y sin embargo, así es. No es mi intención alarmar a nadie, ni tengo yo, ni nadie en este mundo, la fecha en que se realizaría esta condenación. Pero una abrumadora cantidad de evidencia científica señala que en la historia de nuestro planeta han ocurrido, no una, sino varias veces la extinción completa de una especie o un grupo de especies que dominaban el planeta, y que no existe razón alguna para que ello no vuelva a ocurrir.

Por supuesto, no es humanamente posible saber cuándo ocurriría semejante catástrofe. Puede ocurrir mañana como puede ocurrir recién dentro de unos cuantos millones de años. Pero precisamente esa incertidumbre es la que causa el problema del que, finalmente, quiero hablarles. El ser humano es el único animal, a diferencia de las anteriores víctimas de la megaextinción, que puede hacer algo al respecto. Podemos, fantaseando un poco pero basados en los avances disponibles hoy, tomar recaudos, defendernos, incluso eventualmente huir para asegurar la supervivencia de nuestra especie. Hasta aquí, más suena a ciencia ficción que a realidad, pero considere lo siguiente: Hemos llegado al espacio hace ya 60 años, hemos visitado nuestro satélite y mandado sondas a todos los planetas de nuestro vecindario, incluso algunas han aterrizado en Marte, que guardadas todas las distancias es el planeta que más se asemeja al nuestro. En los últimos 10 años, hemos descubierto cientos, miles incluso de exoplanetas (planetas que están fuera de nuestro sistema solar), un puñado de ellos de características en tamaño y posición respecto a su sol parecidas a las del nuestro, y, más interesante todavía, unos poquitos que están a una distancia relativamente corta en términos de años luz. Pero he ahí que el interés por la exploración espacial, la búsqueda de soluciones a nuestra casi inevitable condena, ha mermado terriblemente desde los años 70. Es más, hay quienes piensan que explorar el espacio es un tiradero injustificado de plata – a diferencia de la guerra, el entretenimiento enlatado o la salvación de almas, que aparentemente son más importantes.

Me parece que es tiempo que la humanidad revise sus prioridades.

Esteban

Anuncios
Posted in: Sin categoría