Hay puentes y puentes

Posted on 10/04/2013

0


lagotiticacapuentesHay que admirar la capacidad que tiene el gobierno masista para meterse en problemas ahí donde no había motivo para tenerlos. Por años, existía un raro pero muy útil equilibrio en la provincia Manco Kápac. Pero un día, el señor Prefecto (que todavía no habían Gobernadores en ese entonces) de La Paz pensó que sería una buena idea ofrecer como parte de la campaña electoral para la inminente elección, esta vez sí de Gobernadores, la construcción de tres puentes que partirían de Puerto Pérez y llegarían a la península de Copacabana saltando de isla en isla, eliminando así el monopolio que mantienen hoy los barqueros de Tiquina sobre el acceso a la ciudad-santuario. Esta que parecía una idea inocente, incluso no tan tonta, terminó provocándole al gobierno un despelote del que no sabe ahora cómo salir.

Pero como la memoria es corta, especialmente aquí en el país de las fiestas eternas, nadie, en ningún medio de comunicación, se acordó de esta metida de pata de don Pablo Ramos Sánchez. Ni siquiera cuando los campesino de la provincia, sí, esos mismos que son la base y la fuerza política del MAS en todo el occidente y buena parte del oriente del país, decidieron cobrar factura, pues a los tenedores del monopolio no se les ocurrió mejor idea que subir en 33% el precio del pasaje para cruzar en lancha el estrecho de Tiquina.

En una lógica racional, la solución, que por cierto la plantea el actual Gobernador, es hacer un puente sobre el estrecho, uno solo, nada de trillizos, beneficiar a toda la zona, dinamizar la comunicación vial con el Perú por la frontera de Khasani, y compensar de alguna manera a los barqueros que se quedarían sin su fuente de ingresos. Pero Bolivia no es un país lógico, ni racional. Los campesinos quieren, demandan, exigen que se cumpla la promesa del anterior Prefecto. Y no quieren saber nada más de Tiquina, ni San Pedro ni San Pablo. Veganza. Vendetta. Riwench. Por atreverse a atentar contra la magra economía popular, que Tiquina se joda por siempre y para siempre.

Por supuesto, la respuesta no se dejará esperar. Los Tiquinenses no se van a dejar ningunear así nomás. Ningún puente de ninguna clase, ni trillizo ni ch’ulla. Y si para eso hay que destruir al sector turístico, pues que así sea.

Mientras tanto, los “citadinos” de Copacabana, y sobre todo quienes viven del turismo, están en el fuego cruzado. Y es más, toman partida, y apoyan a la solución racional y lógica del Gobernador. Pero ninguno cede. Y la alternativa de la fuerza estatal no es siquiera tema de debate. De ninguna manera la Policía puede ir a aporrear a las bases políticas del MAS. Los garrotes solo sirven para los opositores, téngase muy claro.

¿Cómo saldrá el gobierno masista de este embrollo? Hasta el momento que se escriben estas líneas, solamente se ha generado un statu quo que patea el problema para más adelante. Más adelante como en… ¿dos o tres meses antes de las elecciones?

Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas