Diez años después de la primavera

Posted on 16/10/2013

2


animal_farmThat evening Squealer explained privately to the other animals that Napoleon had never in reality been opposed to the windmill. (…) The windmill was, in fact, Napoleon’s own creation. Why, then, asked somebody, had he spoken so strongly against it? Here Squealer looked very sly. That, he said, was Comrade Napoleon’s cunning. He had seemed to oppose the windmill, simply as a manoeuvre to get rid of Snowball, who was a dangerous character and a bad influence. Now that Snowball was out of the way, the plan could go forward without his interference. This, said Squealer, was something called tactics. He repeated a number of times, `Tactics, comrades, tactics!’

George Orwell, Animal Farm, 1945

Diez años después de la corta primavera boliviana, a penas comenzamos a darnos cuenta de que los cerdos se han apoderado de la granja. Tal cual la toma del poder absoluto del marrano Napoleón, la “estrategia envolvente” ha sido una excelente excusa para justificar la apropiación de la revolución de Octubre de 2003 por parte de personajes que nada tuvieron que ver con el suceso. Para colmo, quienes por su mal gobierno y su extrema soberbia provocaron que Octubre Negro sucediera, al intentar victimizarse, le dan razón al discurso oficial, reescribiendo la historia de tal manera que el levantamiento popular parezca obra y gracia de don Juan Evo Morales Ayma.

Pero Juan Evo no ha puesto en práctica ninguna de las consignas de la revolución. Nuestra lucha fue por justicia, y hoy kafkianos tribunales torturan a los inocentes mientras los culpables asisten a cócteles diplomáticos. Nuestra lucha fue por acabar con la corrupción y devolverle la dignidad a la representación política, y hoy nos mienten y nos roban tanto o más que con los gobernantes anteriores. Nuestra lucha fue por el reconocimiento de todas las voces, y hoy solo suenan las voces de los llunk’us y zalameros. Nuestra lucha fue por nuestros derechos, a la vida, a la salud, a la educación y al trabajo, y hoy los muertos de Evo han superado a los de sus antecesores inmediatos, no se han resuelto los problemas de acceso a la salud, la educación está pensada para formar peones, y el empleo es más informal, inseguro y desprotegido que nunca. Nuestra lucha fue, finalmente, por la libertad, pero seguimos obedeciendo a los amos, a los amos antiguos que supieron acomodarse y a los nuevos amos que supieron aprovecharse.

Lo único que hemos cambiado han sido los símbolos. La Agenda de Octubre fue ya olvidada incluso en los discursos. Evo nunca tuvo intención de ponerla en práctica. El juicio de responsabilidades contra Goni y Sánchez Berzaín acumula polvo junto con los nuevos expedientes abiertos, al menos en nuestros deseos, contra Sacha, Rada y Quintana. Las dos bolivias que denunciaba el Mallku siguen plenamente vigentes, y siguen confrontadas sin que logremos reconciliar las posiciones diez años después. Y como con el molino de Copo de Nieve, para cerrar volviendo a citar la novela orwelliana, el abandono del modelo extractivista resultó ser exactamente lo contrario, hoy somos más dependientes que nunca, nos dedicamos a exportar gas, petróleo y minerales en estado bruto, empresas transnacionales de por medio – con mejores ganancias que nunca, por cierto – aunque, eso sí, con muchas promesas de que algún día sin falta nos vamos a industrializar y vamos a vivir bien.

Esteban

Anuncios
Posted in: Evadas