Huanuni, Llalagua, historia, esperanza y medio ambiente

Posted on 19/03/2014

0


2014-03-16 14.02.15A pesar de la insistencia con la que los medios masivos de comunicación tratan de convencernos de que el universo se divide en lo bueno y lo malo, a veces ver la realidad en persona permite sacudirse ese maniqueísmo y ver que, de hecho, hay matices y capas que se sobreponen.

Un viaje relámpago para observar y coordinar los trabajos de desarrollo comunitario, regularización del derecho propietario y la supervisión de obras físicas que componen los proyectos de mejoramiento de barrios en las zonas de Sakamarca y Campamento Villarroel en el municipio de 2014-03-17 09.09.40Llallagua me dio la oportunidad de volver, después de diez años, a los distritos mineros de Siglo XX y, en camino allá, Huanuni.

Como ya adelanté al principio, las sensaciones que me han dejado estas dos localidades han sido mixtas. Empecemos por lo obvio: la historia de Bolivia de los últimos cien años está íntimamente ligada con Llallagua, Huanuni y Catavi, que no alcancé a visitar a pesar de la cercanía. Desde los barones del estaño, los inicios del sindicalismo boliviano, la vanguardia obrera nacida en estos socavones, la Revolución Nacional, la resistencia a la dictadura militar, la profundísima crisis minera que duró casi 20 años y la recuperación impactante del sector desde 2004, pasando por el rol de la Universidad Nacional Siglo XX y el conflicto mortal entre la vieja minería sindicalizada y las “cooperativas” ultraliberales de los últimos años, estos 2014-03-17 09.47.33municipios simple y sencillamente no se pueden ignorar.

Y sin embargo, se ignoran. De hecho, la memoria histórica de la gente de estos mismísimos distritos está en grave peligro de extinción. El “antes” es algo indeseable, algo que debe ser superado y dejado en el pasado para poder mirar al futuro. Donde quienes buscamos las raíces de la identidad nacional para proyectar el futuro vemos grandes potencialidades, los llallagüeños (¿llallagüenses?) ven restos indeseables de un pasado doloroso. No nos rendimos, sin embargo, y firmemente pensamos que estos rastros del pasado permitirán diversificar mucho la economía de estos lugares.

La segunda sensación es una de bonanza extraordinaria mezclada con enorme inequidad y exclusión. Cuando visité Huanuni y Llallagua el 2003, 2014-03-17 11.38.46los precios de los minerales seguían por los suelos y la larga crisis del sector casi acaba con estos municipios. De esta época data el chiste del Argentino nacido en “Shashagua”. En efecto, todo el que estaba en edad y capacidad de hacerlo había migrado o a la Argentina o a España, y los que habían quedado atrás deambulaban como fantasmas por calles frías y desérticas. Hoy, ambas ciudades, especialmente Llallagua, son bullantes, enormemente dinámicas, al punto que hay lugares donde es casi imposible caminar entre los mares de gente y, créanlo o no, las trancaderas de autos. Verdaderamente impresionante. La bonanza es palpable, y en ciudades que, 2014-03-17 11.54.05mucho más incluso que El Alto, por ejemplo, son predominantemente indígenas. Es más, siendo éste el punto de encuentro, y de conflicto a veces, entre la nación Aymara y la nación Quechua, la diversidad es realmente impactante. Pocas cosas en el mundo me causan más alegría que ver esto.

Pero a la vez, son también palpables los problemas que el crecimiento repentino y basado casi exclusivamente en la economía extractiva causan. El primero es la inequidad. Si hay bonanza en las calles de los centros, los barrios periurbanos son extremadamente pobres. De ahí la importancia de 2014-03-17 14.09.11proyectos integrales como el de Mejoramiento de Barrios, por cierto. Barrios nuevos como el de Sacamarka, conformados por migrantes campesinos, casi todos del Norte Potosí, carecen de casi todo: servicios básicos, seguridad ciudadana, cohesión social o transporte público. De igual manera, barrios antiguos de trabajadores mineros, como Campamento Villarroel, habitados no por “cooperativstas” ni dirigentes, que son los prósperos, sino por palliris, chancadores, ayudantes, que están en la misma situación de los barrios nuevos. El segundo es el desastre ecológico, muy evidente en Huanuni. No me cabe en 2014-03-17 09.54.36la cabeza cómo es posible que personas, seres humanos, puedan vivir en esas condiciones, y mucho menos que nadie se ocupe de resolver la situación. El río que atraviesa por la mitad toda la ciudad de Huanuni apesta, con sus aguas de un negro grisáceo y metálico, sus toneladas de desechos sólidos y los cerdos y perros que se alimentan de esta mezcla de químicos, minerales, restos cloacales, animales muertos y plásticos, y en la feria que se instala al lado de este río se venden platos de chicharrón hecho, por supuesto, de estos mismos cerdos… Doloroso, realmente doloroso.

2014-03-17 09.57.02Pero de esta mezcla de sensaciones nace también la esperanza. La bonanza, la visión de comenzar a realizar intervenciones integrales, el comenzar a entender que no pueden volver a cometer el error de depender solamente del precio de los minerales, las experiencias traídas por los emigrantes que poco a poco van regresando, y la enorme tradición política de sus dirigentes, parecen mostrar que es posible construir un mucho mejor futuro para estas ciudades vitales para comprender lo que es ser boliviano.

Esteban

Anuncios