In memoriam: Daniel Rabinovich

Posted on 22/08/2015

0


boixader_dr_gr

Pocos comediantes han logrado el nivel de sofisticación de Les Luthiers. Con personajes muy bien definidos, una enorme creatividad musical, tanto en software como en hardware, como se diría en lenguaje posmo, juegos de palabras y double-entendre fresco y sutil,  expresiones corporales perfectamente ensayadas, y una sencillez y simplicidad arrolladores.

Pocos comediantes, además, han logrado una carrera constante de más de 40 años casi sin pausa, con cambios de imagen (una interesante rotación en el uso de la barba, por ejemplo) pero casi ninguno de personal, y éxito tras éxito tras éxito.

De los seis, luego cinco, personajes, el que lograba las más descontroladas risas era sin duda Daniel. Un rostro enormemente expresivo agregaba al elenco al clown por excelencia, a pesar de la absoluta ausencia de maquillaje o disfraces (el uso invariable de elegantes trajes negros y corbatines era una marca registrada de Les Luthiers), y los enredos verbales de los que era capaz provocaban los más intensos ataques de risa, hasta las lágrimas e incluso hasta poner en peligro los pantalones del espectador.

La partida sorpresiva del maestro Daniel Rabinovich ayer nos priva del más imprescindible de estos “músicos informales”, sin desmerecer a la maestría del resto del elenco, que por supuesto se reconoce y con creces, pero sin “Esther Píscore”, “¡achicoria!”, “esto es… eso esto, todos estos, esto es… ¿qué es esto? AHHH! Eso es todo!” y otras geniales e inolvidables improvisaciones, Les Luthiers no es Les Luthiers.

Hasta siempre Daniel Rabinovich. Hoy, una vez más, nos harás reír hasta llorar.

Esteban

Anuncios
Posted in: Sin categoría