Referéndum 2016, en clave de Sol (Despacho urgente)

Posted on 23/02/2016

0


Con gran sufrimiento y final de fotografía, con insistentes denuncias de irregularidades e incluso de fraude, y con un sistema dual de conteo promovido por el propio OEP que francamente ha confundido más de lo que ha aclarado, finalmente se ha impuesto la voluntad soberana de impedir a Evo Morales el intentar conseguir un cuarto mandato consecutivo como Presidente de los bolivianos. ¿Quiénes han ganado, y quiénes han perdido con este referéndum? Veamos.

Ganadores Perdedores
1.       La ciudadanía como praxis. La participación ciudadana en el proceso, en gran parte gracias a las redes sociales, con todos sus defectos y torpezas, fue histórica y demostró un enorme compromiso de la gente. 1.       Evo Morales y su gobierno. Plebiscitaron un referéndum por lo demás innecesario, y terminaron perdiéndolo, con el consecuente desgaste de la imagen del Presidente.
2.       La democracia boliviana. Se paró en seco la intención de prorrogar el poder del Presidente y Vicepresidente, y al final de eso es de lo que se trató este gran debate nacional. 2.       Bolivia. Un momento, si ganó el No. Cierto, pero volvimos al estado de polarización y de “empate catastrófico” del 2006, gastando de paso una friolera de dinero. Ahora sí se puede hablar de la “década perdida”.
3.       La disidencia del MAS. Supieron marcar distancia con el gobierno oportunamente y aprovechar la coyuntura para volver a hacerse relevantes. 3.       La clase política tradicional. Intentaron apropiarse de la campaña por el No y acabaron siendo mandados a callar por la propia ciudadanía.
4.       El MAS como proyecto político. ¿Qué? Pues sí, esta derrota lo obliga a reinventarse, proyectar nuevos líderes y dar un descanso, por lo menos por cinco años (2020-2025) a su máximo líder, que podría volver con mucha fuerza justo para el Bicentenario. 4.       Las bases sociales del MAS, en especial los que son funcionarios públicos. Intentaron jugar sucio durante la votación y el escrutinio y sus esfuerzos cayeron en saco roto, dando de pasada una imagen muy negativa ante la ciudadanía y el mundo.
5.       Algunos líderes emergentes. Si bien todavía tímidamente y con grupos muy pequeños de seguidores, algunas voces apartidarias muy interesantes se han hecho sentir durante la campaña ciudadana. 5.       El OEP. Iba a poner acá a los medios de comunicación, pero en estos dos días fueron desplazados por la actitud displicente, muy poco transparente, nada comunicativa del Órgano Electoral, incluyendo recuentos a puertas cerradas y movilización de policía antimontines. Perdieron la oportunidad de recuperar su credibilidad.

¡Ah! Y corresponde de parte de este bloguero un “yo les dije”, y mi mayor deseo de que pasado el entusiasmo a veces excesivo que causan estas cosas, ahora pongamos paños fríos, nos estrechemos la mano con los de la vereda del frente, y ¡a concluir la gestión 2015-2020 con mucho éxito y con la colaboración de todos!

Esteban

Anuncios